Tecnología inclusiva: avances tecnológicos que ayudan a los que más lo necesitan

La tecnología ha sido desde siempre una herramienta para mejorar la calidad de vida de la gente. Desde algo tan rudimentario como el arado, a las potentes investigaciones biomédicas que tenemos hoy en día, los humanos hemos puesto nuestro ingenio a trabajar al servicio de nuestras necesidades.

Las personas con algún tipo de discapacidad física han de superar día a día numerosos escollos a la hora de desenvolverse. Cosas tan simples como coger el autobús o comprar el pan a menudo suponen un verdadero reto que les provoca verdadera angustia.

Hoy en día, los mayores avances en innovación se dan en el campo de la investigación biomédica. En anteriores posts, te hemos hablado de esqueletos biónicos, de tecnologías para recuperar la visión y muchas cosas más. En las siguientes líneas te hablaremos de más ejemplos de tecnología al servicio de las personas.

Apps para gente con problemas de visión

Las personas con discapacidad visual necesitan apoyo a la hora de realizar tareas cotidianas como cruzar la calle. Aunque normalmente se han podido ayudar del clásico bastón extensible, la llegada de diversos avances tecnológicos han servido para que estas personas puedan moverse con mayor autonomía.

Gracias a una aplicación desarrollada por la Fundación ONCE en colaboración con Microsoft, estas personas pueden orientarse por la calle a través de un navegador adaptado, leer en voz alta texto que no esté escrito en braille, ir al supermercado de manera más sencilla e incluso, visitar algunos museos.

La app, llamada Seeing AI, está disponible de manera completamente gratuita para Android e iOS.

Showleap,  ayudando a la inclusión de las personas sordas

Las personas con discapacidad auditiva suelen utilizar la lengua de signos para comunicarse. Sin embargo, surge un primer problema. La mayoría de las personas no conoce la lengua de signos, lo cual puede llevar a la exclusión social de las personas sordas.

En este contexto, surge el proyecto español Showleap. Este consiste en unos brazaletes inteligentes que traducen la lengua de signos a voz. Los brazaletes reconocen el movimiento de las manos y dedos y lo traducen a texto y voz hablada, facilitando la comunicación entre la persona con discapacidad y aquellos que no conozcan la lengua de signos.

NeuronUP: una herramienta para la estimulación cognitiva

Para las personas con discapacidad intelectual es esencial hacer ejercicios de estimulación cognitiva, con el objetivo de mantener o mejorar sus capacidades mentales. Su calidad de vida y evolución futura dependen de rutinas estrictas.

NeuronUP es una interesante herramienta de estimulación cognitiva con ejercicios de rehabilitación para personas con TDAH, daño cerebral, esclerosis múltiple, etc. que les ayuda a tener de manera sencilla y adaptada una serie de ejercicios para realizar todos los días.

Gafas con inteligencia artificial para reconocer nuestro entorno

Probablemente las tecnologías que más han avanzado son las que ayudan a las personas con discapacidad visual. A este respecto, hemos de señalar uno de los dispositivos cuyo desarrollo va a ser el futuro para las personas con problemas de visión: las gafas inteligentes.

Las gafas Orcam My Eye 2.0 ayudan a personas con problemas de visión a reconocer su entorno. Pueden colocarse sobre la patilla de cualquier gafa, y su funcionamiento es bien sencillo.

Las gafas están dotadas de una cámara con un avanzado sistema de reconocimiento facial, de imágenes y de texto. Cuenta también con un altavoz que transmite lo que detecta la cámara, informando al usuario en todo momento.

Otro atractivo de Orcam My Eye 2.0 es que permite a los usuarios reconocer a las personas que tiene delante y guardar su imagen en la memoria del dispositivo, permitiendo unas relaciones sociales más fluidas para la persona con discapacidad.

La importancia de un mundo más inclusivo

Como podemos ver, existe un gran avance en torno al desarrollo de tecnología inclusiva para ayudar en el día a día a personas con discapacidad. Gafas inteligentes, pulseras inteligentes que detectan lengua de signos o aplicaciones móviles que ayudan a moverse a personas con problemas de visión son inmensos avances en el camino de la inclusión.

No obstante, aún queda mucho trabajo por hacer. Eliminar barreras arquitectónicas, enseñar el lenguaje de signos en las escuelas o trabajar por la inclusión de las personas con discapacidad intelectual en el mercado laboral son algunos de los principales retos que debemos afrontar como sociedad si deseamos ser inclusivos con cualquier tipo de discapacidad.

Comprometidos con la Agenda 2030

Agenda 2030