Crea tu hogar azul: actividad física y movimiento natural

En uno de nuestros artículos más recientes te hablábamos de las zonas azules o blue zones. Las zonas azules son aquellas regiones de nuestro planeta con una esperanza de vida extraordinaria, que puede exceder con facilidad de los cien años.

Decíamos que existían una serie de factores que podían contribuir a esto: una actividad física moderada, una alimentación adecuada o unas relaciones sociales cercanas y duraderas eran la clave de la longevidad de muchos puntos del planeta.

Ahora bien, ¿qué tipo de actividades debemos potenciar para tener una vida larga y saludable? ¿Qué tipo de hábitos hemos de desarrollar si queremos disfrutar de un envejecimiento activo? Responderemos a estas preguntas y muchas más en el artículo.

Actividad física moderada y regular, la clave del bienestar

En la región de Ogliastra, en Cerdeña, se da un curioso fenómeno raro de ver en otros lugares. En esta zona, los hombres llegan a ser centenarios en la misma proporción que las mujeres, cuando normalmente son las mujeres más centenarias en una proporción de cinco a uno.

¿El secreto? El estudioso de las zonas azules Dan Buetner ha desvelado el misterio: una actividad física moderada y constante a lo largo de los años. Los hombres de Ogliastra han sido principalmente pastores hasta tiempos muy recientes.

Recorrer varios kilómetros al día con sus rebaños de ovejas ha supuesto que realicen una actividad muy beneficiosa para su sistema circulatorio y articulaciones.

Así pues, las zonas azules nos revelan uno de los pilares del envejecimiento activo y sano: la actividad física moderada y regular. Realizar ejercicio físico es recomendable a cualquier edad, pero en los séniors reporta una serie de beneficios adicionales tales como:

  • Prevenir el envejecimiento prematuro de los órganos.
  • Prevenir atrofias musculares y óseas manteniendo un nivel de potencia muscular aceptable
  • Mantener y potenciar la coordinación y el equilibrio, reduciendo así el riesgo de caídas accidentales.
  • Prevenir las enfermedades cardiovasculares asociadas a la edad como la hipertensión y la trombosis
  • Asegurar un buen descanso previniendo el insomnio.
  • Mejorar y mantener las capacidades cognitivas, previniendo el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

Recomendaciones para la actividad física: lo que debes saber

Según la Organización Mundial de la Salud, para los séniors es recomendable que los adultos mayores realicen 150 minutos semanales de actividad física moderada. Si bien estas son unas recomendaciones generales, siempre debemos escuchar a nuestro cuerpo y ser conscientes de nuestras limitaciones a la hora de realizar actividades físicas.

Dentro de las actividades recomendadas para séniors, podemos encontrar un amplio abanico de ejercicios sencillos adecuados para la mayoría de personas. La característica más común de estos ejercicios es que se trata de actividades de bajo impacto, pensadas para no dañar nuestras articulaciones.

Entre estas actividades podemos destacar algunos deportes propios del aire libre como caminatas o rutas en bicicleta. No debemos olvidar otro tipo de actividades recreativas tales como el aeróbic o los bailes de salón, los cuales aparte de reportarnos beneficios para nuestro cuerpo son una manera excelente de hacer nuevas amistades y potenciar nuestras relaciones sociales.

Si consideramos que nuestro físico nos permite hacer actividades físicas más exigentes, podríamos considerar otras actividades como la natación: Muy recomendada para mejorar nuestra musculatura dorsal y las capacidades aeróbicas.

Si queremos aprovechar al máximo los beneficios de la actividad física para nuestra salud, debemos recordar que la constancia es nuestra mejor aliada. Si conseguimos establecer una rutina de ejercicio y ceñirnos a la misma, notaremos como cada vez nos resulta más sencillo hacer deporte y notaremos los beneficios más pronto. Es cuestión de paciencia y fuerza de voluntad.

Hábitos saludables para crear tu “hogar azul”

Ya hemos visto cómo la actividad física moderada y regular puede darnos enormes beneficios. Se trata de un ejercicio muy importante para tener un envejecimiento activo y saludable, pero no es lo único que podemos hacer para asegurarnos una longevidad sana y feliz.

Así pues, a continuación te hablaremos de otros hábitos saludables que puedes incorporar a tu vida para hacerla más saludable.

Desde luego, uno de los pilares de una vida larga y sana es la alimentación. En las zonas azules del planeta podemos encontrar diversos ejemplos de alimentación sana: desde el consumo de vegetales en Nicoya u Okinawa pasando por la dieta mediterránea. Así pues, una dieta equilibrada, rica en fibra y vegetales puede ayudarnos a prevenir enfermedades y a mantenernos jóvenes por más tiempo.

Por último, es importante subrayar lo que muchos expertos llevan reclamando durante años: para una vida sana son indispensables unas relaciones sociales fuertes y duraderas. Muchas de las personas más longevas de la Tierra nos enseñan que una de las claves de su larga y feliz vida ha sido tener a la gente adecuada a su lado.

Así pues, debemos recordar que cuidar nuestras relaciones sociales es cuidarnos a nosotros mismos.

Mantenerse sano: cuestión de voluntad

Así pues, en conclusión podemos decir que las claves para vivir una vida sana y longeva se basan en tres pilares: una actividad física moderada y constante, una alimentación sana y equilibrada y unas relaciones sociales sanas, duraderas y fuertes.

 

Amplía tus conocimientos sobre consejos de vida saludables con los seminarios de Canal Sénior

Si quieres seguir aprendiendo cosas nuevas sobre hábitos de vida saludable y consejos para mejorar tu salud y bienestar, en Canal Sénior contamos con un gran número de seminarios en vídeo en los que promovemos hábitos saludables. Descubre consejos para disfrutar de la comida sin riesgos con el vídeo de la clase ‘Alimentación saludable. Disfruta de la comida sin riesgos’, o aprende a utilizar aplicaciones pensadas para controlar tu salud con el seminario ‘Aplicaciones para controlar tu salud’.

Estate atento a nuestras próximas actividades relacionadas con la salud y el bienestar.

Comprometidos con la Agenda 2030

Agenda 2030