Bienestar holístico: 10 beneficios del Yoga para séniors

Cuando una persona se hace mayor, suele padecer una serie de problemas que van aparejados de forma natural al paso del tiempo.

Algunos de estos elementos habituales son la atrofia muscular, pérdida de fuerza y dolor en las articulaciones. Estos son síntomas naturales de envejecimiento físico que poco a poco van dificultando nuestro día a día.

Existen otros síntomas que afectan a nuestra mente y bienestar psicológico como la pérdida de memoria reciente o el empeoramiento de la calidad del sueño. En principio son afectaciones normales asociadas a la edad, que no deben preocuparnos, pero ciertamente pueden hacer peor nuestra calidad de vida.

Sin embargo, aunque los síntomas antes comentados son algo normal, siempre podemos retrasar los procesos del envejecimiento. Existen multitud  de actividades que nos ayudan a retrasar al máximo la aparición de problemas físicos a la vez que cuidamos el estado de nuestra mente.

Así pues, ¿cómo podemos mejorar nuestra condición física y mental? Desde Canal Sénior te proponemos una actividad que combina  como ninguna otra ejercicio físico con salud mental: la milenaria práctica del yoga.

El yoga, fuente de bienestar para el cuerpo y la mente

El yoga es una serie de prácticas o ejercicios que combinan cuerpo, mente y alma. Así pues, el principal objetivo del yoga es proporcionar al que lo practica un bienestar holístico, donde el ejercicio físico, la postura y la respiración se unen en armonía y nos ayudan a ganar calidad de vida.

Mediante una serie de posturas, el yoga nos ayuda a mantener el cuerpo fuerte y flexible, a la vez que nos permite liberar la mente del estrés a través de la meditación. Asimismo, el yoga es una muy buena fuente de relaciones sociales para todo tipo de personas.

Aunque podamos pensar que nuestro estado físico no es el idóneo para practicar yoga, debemos saber que los expertos son capaces de adaptar los ejercicios a personas mayores de forma acorde a nuestra forma física. No te pierdas el vídeo de la actividad ‘Yoga para rejuvenecer la columna vertebral’, con los ejercicios perfectos para iniciarte en el yoga. ¡Nunca es tarde para empezar!

Beneficios físicos del yoga

  • Mejora de la flexibilidad. La práctica regular del yoga nos ayuda a mantener o recuperar un cuerpo flexible, gracias a una serie de posturas que mejoran el estado de nuestras articulaciones. Además, su bajo impacto lo hace idóneo para los séniors que deseen mejorar este aspecto.
  • Mejora del equilibrio. Las fracturas óseas como consecuencia de caídas son uno de los limitantes más importantes para las personas mayores. El yoga ayuda a mejorar el equilibrio y puede evitar estas caídas. Puedes revivir el seminario en vídeo ‘Yoga de equilibrio: el milagro de la concentración?’ en Canal Sénior.
  • Mejora de la respiración. Una parte muy importante del yoga es la respiración consciente. Esto nos puede ayudar a mejorar nuestro nivel de oxígeno en sangre y a prevenir afectaciones graves en enfermedades respiratorias.
  • Reducción de la presión arterial alta. El yoga parece indicado para prevenir hipertensión, pues según estudios científicos el yoga reduce el estrés oxidativo, una de las causas de la hipertensión.
  • Mejora general de la musculatura. El yoga, a pesar de su suavidad, mejora la musculatura en general lo cual puede retrasar al máximo el uso de bastones o muletas para la movilidad en personas mayores.
  • Alivio de dolores musculares. Las distintas posturas que realizamos en el yoga ayudan a estirar y fortalecer los músculos, lo cual puede ayudar a aliviar algunos dolores que padecemos.

Beneficios psicológicos del yoga

Como todas las actividades físicas, el yoga cultiva la mente a la vez que el cuerpo. Sin embargo, esta disciplina va un paso más allá que otro tipo de deportes. Dentro del yoga, la meditación y la concentración son una parte esencial de la actividad, lo cual reporta unos indudables beneficios psicológicos que te detallamos a continuación:

  • Mejora y mantiene nuestra memoria. Esta actividad nos puede ayudar a mejorar nuestra memoria y capacidad de concentración, ayudando a prevenir dolencias como el Alzhéimer o la demencia.
  • Mejora la calidad del sueño. Como ya hemos comentado, el envejecimiento suele ir aparejado a una calidad de sueño menor en la mayoría de las personas. La práctica del yoga puede ayudarnos a mejorarla pues estimula la producción de melatonina, la hormona que regula los ciclos del sueño.
  • Reduce el estrés. El yoga promueve la regulación del cortisol, la hormona que segregamos en situaciones estresantes, lo cual puede ayudarnos a prevenir problemas de corazón.

Cuerpo, mente… y relaciones sociales

Aparte de los beneficios físicos y psicológicos del yoga arriba comentados, el yoga tiene unos indudables beneficios sociales y nos ayuda a relacionarnos con los demás, ayudando a combatir el sentimiento de soledad.

Al ser una disciplina que se suele practicar en grupo, el yoga puede ser una excusa para mejorar nuestras relaciones sociales y conocer gente nueva con nuevas inquietudes. Además, el bienestar que proporciona el yoga puede ayudarnos a tener una mente abierta y feliz predispuesta a conocer a los demás.

Recomendaciones para la práctica de yoga en Séniors

El yoga es una práctica recomendable para cualquier edad, sin embargo debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones si queremos comenzar a practicar yoga a partir de los 65 años:

  • Es necesario realizar los ejercicios en presencia de un profesor o monitor de yoga que nos adapte los ejercicios de acuerdo a nuestra capacidad y nos evite problemas físicos.
  • Asimismo, si tenemos lesiones o cirugías previas, es necesario comunicarlo al profesor para evitar complicaciones.
  • El yoga es una práctica cuyos frutos se obtienen con el tiempo. Por ello, es necesario ser constante y tener paciencia: quizás al principio nos cueste un poco más pero con el tiempo seremos más flexibles y podremos realizar los ejercicios mejor.

Una práctica perfecta para tu bienestar

En conclusión, podemos decir que el yoga es una práctica física muy adecuada si queremos mejorar nuestro bienestar.

Su bajo impacto y sus posturas pueden ayudar a mejorar nuestro estado físico a cualquier edad, retrasando la aparición de dolencias y dolores. Además, combina los ejercicios físicos con actividades de concentración y nos ayuda a mejorar nuestro estado psicológico.

En definitiva, nunca es tarde para comenzar a practicar yoga y sus beneficios para nuestro bienestar son patentes. ¡Anímate, te sentirás mejor!

En Canal Sénior nos encanta el yoga, por eso periódicamente encontrarás nuevas actividades en directo con las que aprenderás a practicar posturas y ejercicios de relajación. ¡Estate atento a nuestras actividades en este enlace!

Comprometidos con la Agenda 2030

Agenda 2030