Dame tus ojos: la tecnología te ayuda a recuperar la visión

Desde siempre, los avances tecnológicos y médicos han permitido mejorar la calidad de vida de numerosas personas. Los descubrimientos en farmacología nos han permitido curar o mitigar numerosas enfermedades, y avances en el campo de la ingeniería biomédica han mejorado de forma notable la calidad de vida de muchas personas con discapacidad.

En los últimos años, la terapia génica ha supuesto toda una revolución en el mundo de la medicina. Esta técnica, consistente en el uso de herramientas moleculares para recuperar funciones genéticas pérdidas, puede ayudar enormemente a gente invidente a recuperar algo de visión.

Otras tecnologías, como la realidad virtual, se han convertido en herramientas de inclusión para facilitar la autonomía de las personas invidentes.Si deseas conocer más sobre estas innovaciones,  puedes seguir leyendo las siguientes líneas.

Tecnología y genética, una combinación imparable

En Estados Unidos, un hombre de 58 años apenas podía percibir si era de día o de noche. No obstante, una investigación médica pionera permitió que se le introdujeran moléculas sensibles a la luz en una de sus retinas. Entonces, el hombre pudo distinguir un cuaderno que había sobre una mesa.Según un artículo de MIT Technology Review, este sería el primer uso exitoso de optogenética para mejorar la visión de una persona.

La terapia génica consiste básicamente en reemplazar un gen defectuoso de la persona que padece la enfermedad por uno completamente funcional.

En el artículo científico, los autores describen cómo su paciente perdió la visión después de que hace 40 años le diagnosticaron retinitis pigmentosa, una enfermedad degenerativa que destruye los fotorreceptores, las células sensibles a la luz en la retina.

Los médicos introdujeron un gen procedente de un alga, y está asociado a una molécula fotosensible que permite detectar la luz solar. El algo utiliza este gen, denominado ChrimsonR, para  detectar la luz  para desplazarse hacia ella. 

El paciente necesita usar unas gafas electrónicas que capturan los contrastes de la luz en el entorno y proyectan una imagen en la retina a alta intensidad utilizando la longitud de onda específica de la luz amarillo-naranja que activa la molécula de ChrimsonR.

Según el investigador de la Universidad de Pittsburgh (EE. UU.) José-Alain Sahel,el paciente recuperó la visión de forma progresiva y poco a poco pudo percibir formas sencillas.  

Es cierto que el nivel de visión recuperado por este hombre es limitado, pero es un paso de gigante y una gran esperanza para las personas invidentes.

Sahel concluye: «El nivel de visión final que vamos a alcanzar es imposible de predecir». 

Como podemos ver, la terapia génica es una auténtica revolución para todos aquellos que tengan problemas de visión. El desarrollo de técnicas moleculares que permiten cortar y pegar genes con facilidad nos abre un nuevo campo de posibilidades ilimitadas para curar enfermedades.


Realidad virtual: cuando la vista falla, alternativa tech 

En las líneas anteriores, hemos visto cómo las herramientas de edición génica pueden ayudar a las personas a recuperar la funcionalidad de sus ojos. No obstante, cuando todo lo demás falla, la realidad virtual puede ayudarnos a que las personas con problemas de visión puedan ser más independientes.


eGLANCE: facilitar el reconocimiento

Visitar un lugar desconocido supone un gran esfuerzo y una situación estresante para las personas invidentes.

Estas personas necesitan  recordar todo el tiempo la disposición de los obstáculos, la manera de moverse, etc. para poder planificar cómo llegar a donde se desea ir. Muchas veces, con el bastón no es suficiente y la persona con problemas de visión necesita de la ayuda de otros.

En el Centro de Tecnología Biomédica (CTB) de la Universidad Politécnica de Madrid, un equipo de investigadores trabaja desde hace años en el proyecto eGLANCE.

Este proyecto está dedicado a ayudar a las personas con problemas de visión a ser más independientes gracias a la realidad aumentada.

Una de sus últimas invenciones es un sistema de realidad virtual que permite dirigir la atención a cualquier punto de una sala virtual e informar de la posición de los objetos, personas y otros elementos.

Los ciegos llevan su atención, o su mirada, controlando el movimiento de un elemento virtual llamado foco de atención. Se controla mediante gestos y va chocando con las representaciones virtuales de los objetos reales a medida que se mueve por la sala virtual.

Así pues, el sistema eGLANCE permite conocer los alrededores de un lugar sin que el invidente se desplace y le permite evitar los obstáculos en su camino. Esto permite, por una parte, reducir el esfuerzo físico y mental que supone a una persona ciega el reconocer su entorno.

Una herramienta de inclusión

En definitiva,eGLANCE es una herramienta de inclusión. Permite a los invidentes ser mucho más autónomos y, por tanto, manejarse en mayor igualdad con el resto de personas en situaciones corrientes de convivencia en la sociedad. Los autores de esta tecnología han probado exitosamente sus invenciones con un grupo de personas ciegas y el resultado fue muy positivo.

No obstante, existen algunos retos a futuro: el principal consiste en mejorar esta tecnología para que capte con precisión el dinamismo de situaciones cotidianas como pueden ser los lugares públicos.

A modo de conclusión, los avances tecnológicos son una potentísima herramienta de inclusión para personas que tengan todo tipo de discapacidades, permitiéndoles que gocen de mayor autonomía y evitando que queden marginadas por sus problemas de visión y de otra índole.

Si quieres conocer otros casos en los que la tecnología es utilizada desde el punto de vista de la medicina o como solución a problemas de salud, te recomendamos ver el seminario en vídeo de Canal Sénior  ‘Regeneración de piel gracias al Bioprinting’, en el que hablamos de cómo la impresión 3D puede llegar a producir órganos o tejidos. ¡No te lo pierdas!