En el Día de la Audición descubre consejos para cuidar tu salud auditiva

Los oídos son una de las partes más importantes de nuestro cuerpo, pues nos permite escuchar los sonidos del mundo que nos rodea. Oír bien es sinónimo de calidad de vida: nos permite relacionarnos con nuestros seres queridos de manera más estrecha, percibir adecuadamente nuestro entorno, captar los sonidos de la naturaleza, etc.

Desgraciadamente, en numerosas ocasiones la edad va asociada a una pérdida paulatina de nuestra capacidad auditiva. Esta pérdida puede causar malestar emocional a las personas, pues reduce nuestra capacidad para comunicarnos y percibir el mundo que nos rodea.

No obstante, podemos alargar nuestra buena audición en el tiempo si seguimos una serie de consejos para cuidar la salud de nuestros oídos. Si deseas saber más sobre este tema, solo tienes que seguir leyendo el artículo.

El cuidado de nuestra audición es primordial para nuestra salud

En el Día Internacional de la Audición de 2019, la OMS llamó la atención sobre la importancia de la identificación temprana y la intervención para la pérdida auditiva.

Según esta organización, muchas personas viven con pérdida auditiva no identificada. Estas personas a menudo no son conscientes de esta pérdida, y su calidad comunicativa va reduciéndose paulatinamente.

Ahora bien, ¿Cómo podemos saber si nosotros o alguien cercano está perdiendo audición? Existen unas pautas generales en adultos, entre las que destacan:

  • Pedir frecuentemente que le repitan parte de la conversación.
  • Tendencia a escuchar la televisión a todo volumen.
  • Pérdida de fragmentos de las conversaciones.
  • Escucha de ruidos que no proceden del exterior (acúfenos).
  • Habla a un volumen muy elevado.

Si has reconocido alguno de estos signos, es posible que estemos ante un caso de pérdida de audición. Existen una serie de consejos que podemos aplicar en nuestro día a día para cuidar de nuestra capacidad auditiva, entre los que destacan:

Uso responsable de los auriculares

En los últimos años se ha vuelto muy habitual usar auriculares para casi todo: hacer deporte, las tareas del hogar, hablar por teléfono, leer libros, etc. Sin ninguna duda aportan un gran beneficio para los amantes de la música y la radio, pero su uso no está exento de riesgos.

Utilizar los auriculares con un volumen demasiado alto puede dañar de manera irreversible nuestra audición. Así pues, los especialistas recomiendan no subir el volumen de los auriculares por encima del 60% de su capacidad total, así como no utilizarlos durante más de una hora al día.

Una regla bastante práctica respecto al uso de auriculares recomienda poner el volumen de manera que siempre podamos escuchar los sonidos de nuestro entorno. Si al quitarte los auriculares notas un pitido en tu audición, esto significa que los has llevado puestos durante más tiempo del recomendado.

Ser conscientes de los ruidos que nos rodean

Vivimos en un mundo de ruido. Aunque muchas veces no nos demos cuenta, nuestro entorno está completamente rodeado de sonidos estridentes, tales como el tráfico, obras o el bullicio callejero, que empeoran nuestra audición con el paso del tiempo.

Uno de los primeros pasos que debemos dar para cuidar nuestra salud auditiva, es ser consciente de los ruidos que nos rodean. Una vez dado este paso, podremos tomar acciones para evitarlos activamente y cuidar así de nuestros oídos.

Precaución con el agua en el oído

La humedad es uno de los enemigos silenciosos de la audición. Si en nuestros oídos entra agua, corremos el riesgo de padecer enfermedades como otitis o infecciones por hongos.

Así pues, es recomendable tomar una serie de precauciones a la hora de nadar en piscinas, ríos o en el mar. Estas precauciones son tan sencillas como no zambullirse de golpe, pues de esta manera evitamos que se quede agua almacenada en nuestro oído interno. También podemos optar por utilizar tapones a la hora de nadar. Una vez terminemos nuestro baño, es recomendable secarse bien y cerciorarse de que no tenemos los oídos taponados por el agua.

Cambia de oído al hablar por teléfono

Si eres aficionado a las largas conversaciones telefónicas, es posible que notes ligeras molestias en tu oído cuando cuelgas el teléfono. Esto no es nada bueno para nuestra salud auditiva, por lo que cambiar el teléfono de oreja mientras hablamos de vez en cuando es más que recomendable.

No introducir objetos extraños en nuestros oídos

Para cuidar de nuestra salud auditiva es imprescindible evitar por completo introducir objetos extraños en nuestros oídos. Esto incluye a los bastoncillos de algodón: aparte de que pueden dañar el interior del oído, ni siquiera son útiles para limpiar la cera o solo consigues que se meta más hacia el interior.

Para tener una correcta higiene de nuestros oídos, lo más importante es lavarlos con agua y jabón, secando siempre bien la zona después.

Si tienes pérdida de audición, acude a un especialista

Si hemos detectado que sufrimos pérdida de audición, no debemos preocuparnos en exceso, dado que hasta cierto punto es algo normal con la edad. No obstante, si notamos que disminuye nuestra calidad de vida lo más inteligente es acudir a un especialista.

Por desgracia, existe cierto tabú sobre este tema, dado que solo el 37% de los españoles con pérdida de audición ha acudido a un especialista.

En un principio, puede que sintamos rechazo hacia la idea de llevar un dispositivo que nos ayude a oír mejor, tal como un audífono. No obstante, según una encuesta, el 71% de los españoles con problemas auditivos reconoce haberse perdido parte de su vida social por no utilizar audífonos antes.

Así pues, es muy importante que aceptemos que quizás necesitemos un audífono en nuestro día a día. La mayoría de estos dispositivos son enormemente discretos y fáciles de usar, y pueden suponer una mejora sustancial en nuestra calidad de vida. Entenderemos mejor las conversaciones y percibiremos mejor nuestro entorno, lo que puede mejorar nuestro estado de ánimo notablemente.

Como hemos podido ver, existen una serie de consejos que podemos aplicar en nuestro día a día para cuidar de nuestra salud auditiva. Si detectamos problemas en nuestra capacidad de oír, lo mejor es acudir a un especialista en el tema para que nos aporte la mejor solución.

Comprometidos con la Agenda 2030

Agenda 2030